Vivimos bajo un mismo cielo aunque divisemos distintos horizontes

CRIMEA. Unidas gritamos por la Paz.

.

Cómo el temor a la violencia y la inestabilidad plagan su patria de Crimea.

Iryna ve a las redes sociales activadas por las noticias de la gente una plataforma para la consolidación de  la Paz.

.

Iryna A
 
 
 Artículo escrito por  Iryna A.   publicado en  World Pulse  el 23.abril.2014

.

Ellas no tienen miedo de los soldados. Ellas no tienen miedo del frío. Las mujeres de Crimea solo tienen miedo de una cosa:  no ser escuchadas.  Ellas son los embajadores de la paz en los tiempos de cambios, en los momentos de confusión, en los tiempos de miedos y esperanzas.

Crimea está en transición. Hemos experimentado esto antes, cuando cayó la URSS. Ahora, por segunda vez en mi vida todas las cosas familiares que me rodean han cambiado más allá del reconocimiento.

Mientras que muchos de los hombres que nos rodean están dispuestos a tomar las armas, las mujeres de Crimea están tomando los carteles y los ordenadores portátiles. Están explotando Internet con el lema:  “No a la guerra en Crimea! Mujeres de Crimea para la paz “! Las imágenes con las mujeres que ocupan estos carteles están apareciendo en todo el mundo. Estas mujeres no tienen miedo; están apelando a los hombres para mantener sus hogares en paz.  Ellas están trabajando para mantener a sus maridos y a sus hijos con vida.

Nací en Crimea, que era entonces una parte de la República Soviética de Ucrania, que era a su vez una parte de la máquina totalitaria de la Unión Soviética. A la edad de 13 portaba una corbata roja  de pionero (1) . Un par de años más tarde cambié mi pasaporte rojo por uno azul y me convertí en un ciudadano de Ucrania. Durante los siguientes 23 años he tratado de adaptarse a la nueva realidad, pero nunca perdí totalmente mi alma soviética. Yo estaba confundida tratando de entender si soy soviética, rusa o ucraniana. Finalmente decidí que soy crimea porque esta hermosa tierra siempre será mi verdadera patria.

Este año todo el mundo ha tenido la oportunidad de conocer Crimea, mi bella Crimea. Se trata de un territorio situado en el sur de Ucrania, con más de cien nacionalidades. Es decir, que eran parte de Ucrania hasta el referéndum del 16 de marzo, cuando nos quedamos dormidos en un país y despertamos en otro.

No he votado en el referéndum por principio. Yo no estoy a favor de uno u otro bando. El hecho de que tengamos la República de Crimea en el sello de nuestro pasaporte nos ha convertido en rehenes de esta situación. Los últimos meses ha cambiado mi patria significativamente; las últimas semanas cambiaron irreversiblemente. Hace sólo un mes éramos parte de Ucrania y hoy sólo vemos banderas ucranianas en edificios pintadas en graffiti. Todas las banderas amarillas y azules en Crimea ya se cambiaron a tricolores rusas. Las monedas de Ucrania y Rusia se deprecian. Los bancos ucranianos están cerrando. Las personas se están uniendo a las líneas de miles de personas para solicitar pasaportes rusos. Cada día trae cambios, y no siempre son bienvenidos.

En febrero, cuando los primeros soldados aparecieron en las calles hermosas y tranquilas de Simferopol todo el mundo empezó a hablar de la posibilidad de una guerra. Aparecieron de forma inesperada y nadie podía entender quiénes eran y de dónde venían. Debido a que rara vez hablaban, la gente comenzó a llamar a estos hombres uniformados el “pueblo verde educado” por su invasión “educada”.  Pero educado o no, militares con rostros cubiertos y armas de fuego ocupan edificios estratégicos y provocan preocupaciones en lugar de una sensación de seguridad. Todos los días me levanto pensando:  “por favor, no dejes que nada malo suceda hoy.”

Muchas personas son felices con esta nueva realidad. Pero muchos se sienten confundidos y decepcionados y casi nadie entiende completamente lo que ha sucedido y lo que va a ocurrir a continuación. La Tv. no ayuda a entender la situación. Si desactivas el sonido podrás ver las mismas imágenes mostradas por los canales ucranianos y rusos, pero la información que presentan es justo la contraria. Ambas partes se culpan mutuamente de nacionalismos extremos, provocación y separatismo.

Todos mis antiguos contactos en mis redes sociales han estado preguntarme sobre la situación en Crimea, porque lo que ven en la televisión es tan horrible e increíble. En los últimos dos meses me he pasado más tiempo en las redes sociales que en los dos años anteriores  y he llegado a entender una cosa: A veces una mujer con un ordenador portátil puede ser más poderosa que un hombre con una pistola. Las armas más poderosas no son los lanzadores de cohetes o Kalashnikovs en las manos de los soldados. Las redes sociales son cada vez más poderosas. Mientras que los medios de comunicación estaba mostrando imágenes horribles y el sensacionalismo de los ubicuos “hombrecitos verdes”, los estantes vacíos en supermercados y los tanques en las calles, nuestras redes en línea se estában convirtiendo en nuestra única fuente confiable de información. A través de correo electrónico y las redes sociales estamos conectandos entre sí y compartir información mucho más cerca de la verdad de lo que vemos en la televisión.

Mis amigos y yo tenemos miedo a salir de Crimea, ya que con los últimos cambios en la legislación no sabemos si podríamos volver. Debido a que nuestro movimiento físico es restringido, Internet es el lugar perfecto para que las mujeres se encuentren y sientan que hay muchas de nosotras juntas. Preguntarse unos a otros: “Todo está bien?”  Y por lo que podemos oír la respuesta: ” Sí, tenemos helicópteros por encima de nuestras cabezas, pero más o menos estamos bien” . Cuando yo saludo a mis amigos ahora, siempre empezamos y terminamos nuestras conversaciones con los deseos de Paz.

He sido testigo de un deseo por la paz y preocupación por la seguridad de los niños que unen a las mujeres de todo nacionalidad, religión y opiniones políticas. En los últimos meses, ya que las mujeres han sentido una necesidad imperiosa de hablar, un grupo de Facebook fue creado, llamado Crimea Mujeres por la Paz. En este grupo, que ya cuenta con casi cuatrocientas  mujeres participantes se sienten libres para decir lo que piensan sobre la situación, para intercambiar opiniones, para discutir y planificar sus acciones.

Aún así, las mujeres en Crimea tienen la sensación de que nadie nos está escuchando. Los políticos nos están utilizando para jugar sus juegos.  Internet es nuestra principal forma de conectar con los demás y explicar al mundo acerca de cómo estamos viviendo aquí. Podemos decir a todo el mundo lo que sentimos. Podemos decirle al mundo que esto no se trata de política. Somos madres y gente común. Lo más importante para nosotros es mantener la paz. Somos fuertes y estamos utilizando todos los medios que podamos  para gritar esto, para que todos oigan.

A cualquier precio, queremos la paz.

Iryna A.

.

(1) Corbata roja de pionero:  Los Pioneros eran  organizaciones infantiles dirigidas por los partidos comunistas   que estaban en el poder en más de más de 30 países. La corbata es lo que conocemos aquí como pañuelo rojo.

.

.

“Los disparos alrededor nos impiden oir bien

pero la voz humana es diferente de otros sonidos

puede hacerse oir por encima de ruidos que lo inundan todo

…aunque no esté gritando, …aunque sea un susurro

hasta el murmullo más leve silenciaría un ejército

…cuando dice la verdad”.

“La intérprete”  de Sydney Pollack

.

Es opcional incluir correo, nombre o web

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s