Vivimos bajo un mismo cielo aunque divisemos distintos horizontes